En el año 1991 fueron declarados por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad los pueblos de San Xavier, Concepción, San Miguel, San Rafael, Santa Ana y San José, en la región noreste del país, en el Departamento de Santa Cruz, en la llamada tierra de Chiquitos o Chiquitania. Los pueblos allí asentados desarrollaron, junto a la Compañía de Jesús, una rica cultura con una fuerte influencia barroca aportando rasgos de su cosmovisión.

La tan preciada declaración fue en virtud de la belleza de la arquitectura barroca chiquitana de sus templos católicos, restauradas en las últimas dos décadas del siglo veinte, y los vestigios que quedaban de su particular urbanismo. Aún más, fue también por ser “pueblos vivos” hasta hoy, que conservan la riquísima tradición cultural que se manifiesta en el folklore, artesanía, lengua, gastronomía, etc. Durante el proceso de restauración de los templos de estas misiones se produjo el descubrimiento de más de 5000 hojas de música del período misional y se considera hoy, el legado musical más rico en el mundo de este período histórico que fue la conquista de América y las misiones católicas en el mundo.

Con el objetivo de dar a conocer al mundo este riquísimo patrimonio, un grupo de gestores culturales decidió organizar un festival de música con la riqueza musical encontrada teniendo como sede las antiguas misiones jesuíticas y franciscanas de esta región boliviana.

El primer festival se realizó en 1996 y nació con el patrocinio de la UNESCO, conmemorando sus 50 años, con el apoyo del gobierno boliviano y de los gobiernos locales, de varias empresas y muchos voluntarios.

Fiel a su objetivo de promoción cultural,  en 1997 APAC colaboró también en un festival de teatro local que con los años se ha convertido en un referente internacional para exponer una mirada boliviana al mundo de la dramaturgia que tan bien revela el carácter de un pueblo, sus anhelos, conflictos y particularidades.

Habiendo superado las dificultades del arranque, en 1998, APAC formalizó sus actividades y obtuvo en febrero del mismo año la personería jurídica como una Asociación de voluntariado. De esta forma consolidó sus dos principales actividades: el Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca Americana “Misiones de Chiquitos”, los años pares; y el Festival Internacional de Teatro “Santa Cruz de la Sierra”, los años impares.

En el año 2000 ambos festivales fueron declarados Patrimonio Nacional y en el año 2005 fueron declarados Patrimonio Municipal de Cultura. Desde entonces han sido galardonados innumerables veces a nivel local, nacional e internacional.

A partir del año 2000 APAC creció rápidamente llegando a ser un referente cultural en Bolivia y muy reconocida internacionalmente.